El suelo que comemos

La salud de la tierra es indispensable para poder producir alimentos de calidad en cantidad suficiente. Actualmente los suelos se encuentran degradados y contaminados por la excesiva explotación y uso de agroquímicos. Los suelos contaminados y pobres, producen alimentos de muy mala calidad, los cuales pueden tener un aspecto hermoso, sin embargo, sus nutrientes son deficientes y lo que es peor con sustancias residuales por el proceso de nutrición artificial o química, así como por la exposición a pesticidas a los que son expuestos durante sus ciclo fenológico.

La agricultura convencional ha reducido el valor del campo mexicano, produciendo mediante monocultivos, que acaban con el suelo, rompiendo la biodiversidad y equilibrio ecosistémico.

La agricultura de conservación o agroecológica oferece la posibilidad de producir alimentos de calidad en cantidad suficiente, manteniendo este equilibrio en un ciclo virtuoso de producción, alimentación, regeneración.

La utilización de biotecnología o nanotecnología permite mejorar las condiciones de los cultivos sin contaminar la tierra, reintegrando sus condiciones físico químicas y biológicas, logrando un rendimiento en volumen por arriba del 30%.


Debemos producir de manera diferente, aprendiendo del bosque y sus sistemas de auto control y regeneración, aplicando este conocimiento en el campo para la producción de alimentos, mediante técnicas de ciclos cerrados.

Los medianos y pequeños productores son quienes pueden realizar más fácilmente esta transición a una agricultura de conservación.


Gerardo Herrera

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo